10 errores de lengua habituales que debes (y puedes) evitar en tus contenidos

10 errores de lengua más habituales en contenidos web

¿Pasas el corrector antes de publicar nuevos contenidos en tu blog, sitio web o redes? ¡Espero que sí! Sobre todo, si en lugar de tu propio contenido, se trata del copy de la nueva página de ventas de tu cliente.

¿Sabías, no obstante, que el corrector no es 100 % infalible? Si no lo sabías, te lo confirmo, ya que así es. Hay muchas cosas que solo el ojo (o cerebro) humano pueden detectar y corregir. Por eso, es importante no solo usar el corrector de Word a la hora de asegurarnos de la calidad de nuestros escritos antes de publicarlos o pasárselos a nuestro cliente. También es muy recomendable hacer una revisión exhaustiva para que no se nos pasen otras cosas que, aunque el corrector de Word no los «haya visto», también son errores ortográficos o gramaticales.

Y es que hay muchos errores de lengua habituales que cometiendo al escribir tu copy u otros contenidos digitales y de los que ni siquiera eres consciente. Y si te entra la duda con lo que digo, te invito a pasar la prueba del algodón y comprobar si cometes algunos de estos 10 errores habituales en español al redactar tus textos.

El valor de una segunda revisión más allá del corrector de Word

¿Qué debes hacer pues después de pasar el corrector de Word? Te preguntarás si es que debes coger la lupa de Sherlock y empezar a examinarlo una y otra vez hasta encontrar esa falta maldita. Pues la verdad es que no; el mirarte y remirarte un texto mil veces no te ayudará si no eres consciente de cómo deben escribirse algunas cosas.

Revisa tus textos siempre antes de publicarlos.
Revisa tus textos siempre antes de publicarlos.

En otras palabras, cuando no eres consciente de los usos que establece la normativa de la lengua como correctos o incorrectos, tienes el convencimiento de estar dejando un texto pulido que no lo está. Todo te parece correcto porque no te genera dudas y, por lo tanto, te es imposible detectar errores que están ahí delante de tus ojos. Este, entre otros, es uno de los principales motivos por los que cometemos errores al escribir nuestros textos.

Estoy totalmente convencida de que al conocer algunos de estos errores que voy a explicarte, te será más fácil evitarlos. Al fin y al cabo, si eres redactor o copywriter, no te puedes permitir ningún error en tus textos. La imagen de tu cliente, al igual que la tuya, está en juego.

Diez errores comunes en español que debes evitar

Entiendo que si me has aguantado la chapa hasta aquí es porque estarás deseando conocer todos esos errores de los que habla (eso si es que no has «scroleado» directamente hasta abajo para descubrirlos antes); sin embargo, permítame que te entretenga un poco más con un pequeño spoiler.

No esperes que te cuente cosas que otros ya te han contado en otras decenas de canales de YouTube u otros blogs de lengua. Todas ellas son cosas útiles, claro que sí y, de hecho, fundamentales. Pero este artículo no va de cuándo escribir b o v en una palabra dudosa, o de cuándo se debe usar «a ver» y cuándo «haber». Si eres copywriter, ya sabrás escribir correctamente cosas tan básicas de ortografía. (No obstante, si deseas hacer un buen repaso, te recomiendo este artículo donde se revisan algunos de estos errores habituales frecuentes que te ayudarán a mejorar tu escritura). También te recomiendo pasarte por el Blog de Lengua de Alberto Bustos, que está genial para revisar algunas cosas básicas y otras que no lo son tanto. Es un blog llenísimo de recursos sobre el uso correcto de la lengua que te recomiendo encarecidamente leer.

Bien, como decía, yo no voy a explicarte las típicas dudas generales que sí se han explicado por activa y por pasiva. Lo que he querido recogido en este artículo son 10 errores de lengua que yo personalmente veo escritos de forma sistemática en un gran número de textos en Internet y que me llaman mucho la atención. Ya sea por la influencia cada vez más galopante del inglés en algunos casos o por otros motivos, lo que parece es que ciertos usos (o malos usos en este caso) estén cada más extendidos y que se estén convirtiendo, a mi parecer por lo menos, en errores ya casi crónicos (o por lo menos muy arraigados).

Así que si quieres mejorar la calidad de tus textos, ahora sí, ¡coge papel y lápiz, que empezamos!

1. Escribir «etc.» al final de una enumeración y añadir detrás los puntos suspensivos

Lo veo constantemente. Y sí, efectivamente es un error.

Etc. es la abreviación de la expresión en latín et cetera, que hoy en día se ha adaptado como una sola palabra “etcétera”y significa literalmente «y el resto» o «y las demás cosas». En español —así como en otros idiomas— la usamos para cerrar enumeraciones incompletas, en las que va siempre precedida de una coma y, con frecuencia, escrita en su forma abreviada «etc.»

Los puntos suspensivos son, por otra parte, un signo de puntuación formado por tres puntos consecutivos (…) —y no dos, como a veces puede verse escrito también en la blogosfera. Entre otros usos, tal como apunta la RAE, los puntos suspensivos se utilizan «al final de enumeraciones abiertas o incompletas». Es decir, se usan con el mismo valor que la palabra etcétera o su abreviatura etc. Esto significa pues que, al usar los dos elementos juntos, estamos cometiendo una redundancia, como sucede aquí abajo.

Uso incorrecto de la abreviatura etc. junto con los puntos suspensivos.
Uso incorrecto de la abreviatura etc. junto con los puntos suspensivos.

O se usa «etc.» o se usan los tres puntos suspensivos, pero usar los dos elementos a la vez es incorrecto y constituye una falta de ortografía que debes evitar. Finalmente, aunque no está directamente relacionado, otra cosa importante que debes recordar es que si usas los tres puntos suspensivos, estos deben ir pegados a la palabra o signo de puntuación precedente y con un espacio entre estos y la palabra siguiente.

2. Las palabras en inglés NO van en mayúscula

Hay muchos pero que muchos casos, sobre todo, en los blogs sobre SEO, diseño web u otros sobre temáticas parecidas, en donde hay mucha terminología especializada que procede del inglés. Hasta ahí bien, algunos términos entran en nuestra lengua sin traducción y empezamos a usarlos tal cual. Algunos acabarán traducidos y adaptados a nuestro idioma, como sucedió con el mouse en su momento, que pasó a ser definitivamente ratón, y otros se quedarán tal como están, es decir, en su escritura inglesa como anglicismos.

No obstante, en el último caso, por algún motivo que se me escapa, los términos que proceden del inglés se acaban viendo escritos, con más frecuencia que menos, en mayúscula. En la imagen siguiente tienes un ejemplo muy visual.

Cada vez que aparece el término web, en este blog se ha escrito en mayúscula. Y el caso es que no existe ningún motivo para hacerlo. En español, los nombres comunes se escriben siempre en minúscula, procedan del idioma que procedan. Google, por otro lado, sería un nombre propio, por ejemplo. Y ahí sí, los nombres propios se escriben en mayúscula.

Esta sería la diferencia más remarcable que debes recordar cuando dudes de si usar o no la mayúscula en una palabra en inglés: esta no es más importante que otro término común en español, por lo que, si no se trata de un nombre propio como Google o Yahoo, debe ir en minúscula.

Aviso navegantesQué otras cosas no debes escribir en mayúscula

  • Los días de la semana y los meses del año. En español se escriben en minúscula y no en mayúscula, como sí sucede en inglés. Escribirlos en mayúscula es, pues, un error ortográfico.
  • Las profesiones “chachis” también se escriben en minúscula. Yo creo que a nadie le viene a la cabeza escribir: “Soy Abogado”, o “Soy Médico”. Pero, por algún motivo que se me escapa a la lógica, siempre veo cosas como estas: “Soy Copywriter” o “Soy Diseñador Gráfico”. También veo a veces aquello de “Soy diseñador Web” –por aquello de que al ser palabra en inglés debe ir en mayúscula—. Ya lo hemos comentado. Pues bien, lo cierto, y con ello lamento la decepción que se llevarán algunos, ni eres más ni eres menos que los abogados, médicos, enfermeros, basureros. Tu profesión “chachi” de copywriter, redactor SEO o comunity manager se escribe también en minúscula, igual que el resto de profesiones.
  • Los títulos de tus encabezados. Para el propósito de este artículo, por encabezados me refiero a los H1, H2 o H3 de tus artículos. A menudo veo estos encabezados escritos con letra mayúscula en todas las palabras que lo componen. Esto es correcto en inglés, como supongo verás a menudo si rastreas artículos en este otro idioma. Sin embargo, en español lo correcto es escribir mayúscula solo en la primera letra de la primera palabra del encabezado. Y ya está, el resto de palabras que forman parte de ese encabezado deben escribirse en minúscula si se desea hacerlo respetando la normativa. Puedes fijarte en cómo lo hacen los periódicos y así no te olvidarás.
  • El título de tu e-book —o libro electrónico—. Cuando prepares un magnet lead en formato de libro electrónico para captar leads, recuerda también que, como cualquier otro título de libro, en español, solo debe llevar mayúscula la primera palabra del título. Al igual que en el caso anterior de los encabezados, el resto de palabras, salvo que aparezcan nombres propios, se escriben con la inicial en minúscula.
Error ortográfico de la palabra copywriting escrita en mayúscula cuando no debe.

4. Poner coma entre el sujeto y el verbo: no lo hagas NUNCA

Se puede decir más alto pero no más claro. Dudar con el uso de las comas es algo frecuente. Nos pasa a todos: expertos y menos expertos en lengua, todos dudamos con algunos de los usos de la coma.

Pero esta, la coma criminal, como algunos autores la llaman después que el lingüista peruano Alfredo Valle Degregori acuñase ese nombre por primera vez, es una coma que debes evitar a toda costa. No es que no sea necesaria, cuidado, es que es incorrecta, pues interrumpe la secuencia natural de una oración. Puedes consultar la página de la Fundéu en donde se recogen todos los usos incorrectos de la coma criminal; allí se enumeran todos los casos que debes evitar.

5. Al saludar a tus lectores, esa sí la debes poner SIEMPRE

Está muy bien saludar a tu audiencia en tus correos de email marketing o cuando contestas a comentarios en uno de tus artículos, pero, hacerlo de la forma correcta está incluso mejor. Los vocativos o, lo que es lo mismo, el nombre de la persona a la que te diriges va entre comas. Es decir, después del hola debemos escribir una coma antes del nombre, tanto si es un nombre propio como David como si te está dirigiendo a tu audiencia de forma genérica, como en este caso: «Hola, familia».

Como ves, aquí habría bastantes más problemas para corregir: viernes debe escribirse con mayúscula y, además, se debería haber añadido un espacio cada vez detrás de los tres puntos suspensivos.

6. Los signos de interrogación y exclamación: van al final, correcto, pero también deben escribirse al inicio de la frase

En español usamos estos signos tanto en la abertura de la frase como en el cierre. En el caso de los de abertura, parece más bien que hayan entrado en la lista de “en peligro de extinción”. O bien somos perezosos o bien nos gusta ponerlos todos al final.

No sé por qué, pero parece que a todo el mundo le encanta gritar por las redes, o no?!?!?!?!

Sin duda, entiendo que este pueda ser el motivo en este caso. Escribir desde el móvil como hacemos hace que seamos perezosos a la hora de escribir el signo de exclamación o de interrogación iniciales. Lo aprendemos en la escuela, claro, pero, de nuevo, esta es otra de esas cosas que desaprendemos conforme nos hacemos mayores. Sin embargo, es importante recordar no cometer errores como este.

7. El plural de las siglas

Un caso que veo muy a menudo por Internet es escribir URL’s o SEO’s con el apóstrofe y la “s” para marcar el plural.

El motivo del porqué se recurre a este tipo de solución Frankenstein también me cuesta; una vez más, supongo que hay que culpar a la influencia del inglés, ya que esta es la marca del genitivo sajón que se usa en lengua inglesa, aunque para marcar algo distinto y no el plural. Por tanto, no tiene nada que ver con un uso de plural en esta lengua extranjera, pero alguna intuición errónea habrá llevado a que se confunda ambos usos: el del genitivo sajón del inglés como si fuese una marca del plural, cuando el caso es que en inglés el plural de las siglas se marca con una sencilla s (en minúscula) “the URLs”.

¿Es lo que debemos hacer en español también? Pues, lamentablemente, para lo que nos dicta la lógica a algunos, no es así: esa misma «s» que se usa en inglés para marcar el plural en las siglas es incorrecta en español. La RAE así lo explica.

Uso correcto del plural de las siglas en español según la normativa de la RAE.

8. Separa, separa, separa la cifra de la moneda cuando pongas precio a los productos del e-commerce de turno (y siempre)

En español, pagamos 30 € y no 30€. En otras palabras, escribir el símbolo de la moneda pegado a la cifra es una incorrección. En español, la RAE así lo establece: debe dejarse un espacio entre el número y el símbolo que lo sigue. De este modo deberías escribir «He comprado 2 kg de avocados para la semana y solo me han cobrado 2 €». Ve como lo hacen en estos dos comercios en línea, por ejemplo:

El símbolo de la moneda en español debe ir separado de la cifra

9. Los espacios delante y detrás de los paréntesis

Muchas veces veo escrito un espacio inmediatamente después de la apertura del paréntesis o detrás de los dos puntos. No llego a descifrar el razonamiento de este caso, pero sí es un uso que he observado con frecuencia, así que también he decidido agregarlo a esta lista.

Entonces, ¿cómo funcionan los espacios en relación con los paréntesis? Bien, al abrir un paréntesis, la siguiente palabra debe ir pegada al signo de paréntesis de apertura (este sí irá separado de la palabra anterior, como estoy haciendo yo), mientras que en el caso del paréntesis de cierre, pasa al revés, este irá pegado a la última palabra dentro del inciso y separado con un espacio de la palabra siguiente.

10. Solo o sólo: el par de la polémica

Otro de esos pares que causa gran confusión, sobre todo, desde que la RAE cambió las normas del uso de la tilde de solo en la publicación en 2010 de la nueva Ortografía de la lengua. Con ello, no solo dejó a medio país enojado, sino al otro medio totalmente confuso. Sin embargo, esta es fácil: no le pongas tilde a solo nunca y te evitas la duda y la falta ortográfica.

De todas maneras, debes saber que al cabo de un par de años, la RAE rectificó con el tema de la tilde de solo debido a que no acabó de cuajar entre los hablantes. Así, en lugar de ser normativa, pasó a ser una recomendación. No obstante, es una norma que sigue estando vigente. Solo se recomienda poner la tilde en casos de ambigüedad.

Artículo relacionado: Solo o sólo, ¿con o sin la tilde?

Estoy segura de que según hayas ido leyendo, habrás tenido muchos de esos momentos bombilla de “¿En serio?”, “No me j****, ¿esto se escribe así y no asá?”. Me pasa constantemente cuando les señalo ciertos errores a clientes. De hecho, me pasó hace poco cuando le hacía correcciones en el copy de una clienta y le señalé que los días de la semana y del mes, como ya habrás visto, no se escriben en mayúscula en español. Y es que lo veo tanto, que ¡hasta a mí me entra la duda! Piensas: ¿Lo habrás cambiado y no me enteré?

Estamos acostumbrados cada vez más a verlos escritos así por influencia del inglés, por lo que acabamos asimilando algo que es incorrecto como correcto. Asimismo, con el tiempo, omitimos el paso de comprobarlo en el diccionario o en un manual de lengua, porque ni siquiera percibimos que podemos estar incurriendo en una incorrección.

Así que así de sorprendida se quedó mi clienta cuando le dije lo contrario: ni los días de la semana ni los meses del año se escriben con mayúscula en español.

Confusión ante algunos usos incorrectos del español

Espero que en tu caso, si es que ha habido algún momento bombilla, hayas tomado buena nota y todo este listado te sirva para ayudarte con la revisión y corrección final de tus textos antes de pasárselos al cliente o publicarlos en tu blog. Te animo a que confecciones tu lista de verificación para ayudarte a recordar todos los puntos importantes que quieras revisar, y, poco a poco, seguro que te irás acordando de todos hasta que ya no necesites ni consultarlos. ¡Desde ese momento, se te habrán eliminado las dudas! Por lo menos, en lo que se refiere a estos errores concretos de los que hemos hablado hoy. En breve, te prometo traerte más.

O dime: ¿tienes y usas ya tú una lista de verificación para detectar potenciales errores de lengua habituales antes de publicar tus contenidos?

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos relacionados

¿Buscas unos contenidos de calidad para tu blog que atraigan tráfico y conviertan?